El Poder del Voluntariado

Anteriormente había escrito el tema “el voluntariado en México” un tema de suma importancia y beneficio para la sociedad pero no se habla mucho de ello, en esta ocasión escribí la segunda parte motivado por mi amigo Aram García y por mi amor Anais Aldaco.

Una de las muchas definiciones de voluntariado es: “Trabajo y no me pagan por ello” | Jaqueline Butcher.

Los voluntarios tienen el poder de afectar para bien su entorno y las personas que lo rodean.

140 millones de personas en el mundo practican el voluntariado, si se colocaran todas esas personas en un país sería el noveno país más grande. | Carolina Fraire 

Según datos del INEGI en 2013 en México cerca de 1, 379,000 personas que equivalen al 1 % de la población mexicana hicieron trabajo voluntario formal, es decir dentro de organizaciones sin fines de lucro, aunque estos datos muestran que el número de personas que realiza trabajo voluntario ha ido en aumento pero sigue siendo una cantidad pequeña comparado con otros países donde estas acciones están más extendidas, por otro lado en México las personas que realizan trabajo voluntario utilizan 4 horas a la semana de su tiempo.

Ser voluntario en cualquier lugar del mundo nos permite ser ciudadanos activos que están dispuestos a marcar la diferencia y ser parte del cambio. Además como seguidores de Jesús debemos de ser personas que estemos dispuestas a servir a los demás con alegría de corazón y amor sabiendo que lo que hacemos para beneficiar a otros es como si lo hiciéramos para Dios.

Las palabras de Jesús siguen sonando fuerte en este tiempo, el mandato de “ama a tu prójimo como a ti mismo” sigue vigente, es necesario tomarlo en cuenta y practicarlo porque el verdadero amor no es una emoción, es un acto de servicio y sacrificio.

“El amor es un acto de servicio que fluye de un corazón humilde” | John MacArthur.

  • El amor bíblico satisface las necesidades de las personas. Jesús dice en el Evangelio de Lucas 10:27: “Amarás…a tu prójimo como a ti mismo”. Un abogado respondió: “¿Y quién es mi prójimo?”. Jesús respondió con la parábola del buen samaritano. El samaritano iba pasando a lo largo de un camino, y se encontró de pronto con un hombre al que habían golpeado y robado. Él ayudó a aquel hombre y le atendió en sus necesidades. ¿Quién es su prójimo? Todo aquel que tenga una necesidad que usted puede satisfacer. ¿A quién tienen que amar? A todo aquel que tenga una necesidad. ¿Cómo tiene que amarle? Atendiendo a sus necesidades, aun cuando no se sienta emocionalmente vinculado o atraído hacia esa persona. | Extraído del libro “El corazón de la Biblia” de John MacArthur 

El trabajo de voluntariado requiere esfuerzo, dedicación, disciplina, economía y organización, aquí es donde batallamos porque implica pensar, crear, plasmar ideas y llevarlas a la práctica, es decir seguir un orden. Hace unos días platicaba con mi Aram García y comentábamos de la importancia de profesionalizar el trabajo voluntario, porque eso le da seriedad a la organización y se pueden bajar recursos económicos para poder continuar con el trabajo que se está realizando, también recuerdo muy bien el consejo de mi amigo Omar Balderrama “TatoNk” “profesionaliza el trabajo que haces” en este punto muy pocos lo logran, cuesta trabajo pero es vital.

Hacer voluntariado no tiene precio porque estás dando lo más valioso “tu tiempo”, como dice mi buen amigo Jesús Cruz (Director de la Agencia Misionera Ciudades y Pueblos) “Si quieres saber en dónde está comprometida una persona, observa en donde invierte su tiempo y su dinero”. El voluntariado es una manera de compartir una parte de tu vida con otras personas.

“Dime a qué estás comprometido y te diré lo que serás en 20 años, nos convertimos en lo que nos comprometemos” | Rick Warren

La Dra. Jaqueline Butcher menciona que “las personas que realizan trabajo de voluntariado o de compasión son influenciadas en gran manera por la familia puesto que cuando eran niños lo vieron en su familia, es muy importante este proceso de verlo y hacerlo en tu casa para que los demás aprendan”.

Hacer trabajo de voluntariado te convierte en un líder. Para ello debemos de entender que “un verdadero líder no es aquel que está llamado a generar más seguidores, sino a crear nuevos líderes | Miguel Nuñez H.

El liderazgo no es otra cosa que  influencia, así lo define John Maxwell, además presenta 4 retos difíciles que enfrenta el líder:

  1. Influenciar un cambio
  2. Resolver conflictos
  3. Desarrollar líderes
  4. Tomar decisiones difíciles

La sociedad en la que vivimos, nos movemos, nos desarrollamos y trabajamos está exigiendo líderes que en verdad sirvan, accionen, que desarrollen cambios sin ninguna plataforma política.

Estudios realizados han comprobado que las personas que practican el voluntariado, la compasión, la generosidad son más felices.

¿Cuántas horas a la semana inviertes para ayudar a otros?

Súmate a alguna causa o movimiento, hay mucho trabajo que hacer. Te recomiendo que busques nuestra página, hay un lugar para ti.

www.facebook.com/Ayudarte.Navojoa

“Aprendan a hacer el bien, busquen la justicia y ayuden a los oprimidos, defiendan la causa de los huérfanos y luchen por los derechos de las viudas”. Isaías 1:17

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s